La Virgen de Los Clarines es la patrona de Beas. El día 14 de agostocomienza su romería, ya temprano, en la mañana. Desde la Iglesia parroquial de Beas parte en dirección a su santuario, situado a unos 3 kilómetros del casco urbano.

Caballos engalanados y carrozas acompañan a la Virgen de Los Clarines, también romeros a pie y los costaleros que transportan la imagen. El camino se prolonga hasta el medio día y resulta duro. Agosto es mes caluroso en toda Andalucía. Nada más llegar, los romeros desfilan delante de su Virgen y ya en el interior de la ermita de Los Clarines, se reza una Salve romera.

El día 15 es el día más importante. La diana en la mañana anuncia un día lleno de acontecimientos. Hay misa en el santuario y la patrona es sacada en procesión por la aldea donde se encuentra la ermita.

El día 16 es el último de la romería. Se dice misa y después, en la tarde, regresa La Virgen de Los Clarines a Beas, tras su estancia de tres días en la aldea y la ermita de la que es titular. Una vez en Beas, se realiza una procesión por las calles, antes de dejar a Nuestra Señora en su camarín de la Iglesia parroquial. Coincidiendo con el último fin de semana del mes de febrero, los beasinos celebran una pequeña romería conocida popularmente como “Clarines Chico”, que se desarrolla durante dos días en el santuario de Clarines.